La ciudad que se viene: Parque temático en 3D para protestar




El Licenciado/a Bengala Negra, ministro de Espacio Aéreo y ahora asesor de Horacín Garcheta, se encuentra explicándole su plan para que Buenos Aires deje de lado el conflicto y el caos de tránsito por culpa de tres gatos locos que cortan las calles de la ciudad, mientras Garcheta arregla para jugar al pádel con el Chipi Ritondo por mensaje texto.

“Pensamos en que el lugar más representativo para la protesta social es la Plaza de Mayo, así que ya estaríamos mandando a reacondicionarla. Lo primero que se nos ocurrió fue el nombre, se va a llamar “Arde la ciudad” porque es un tema bien bien Pro, y además ya estamos mandando a imprimir las tarjetas magnéticas de prueba, para que el que quiera reclamar algo le cargue crédito en cualquier kiosko. La idea sería que todos accedan a este beneficio de levantar la voz y pedir por lo que creen que es justo, porque queremos una ciudad inclusiva, pero sólo en el parque temático. La entrada general sería de 10 pesitos, imaginate si Tecnópolis metió un millón de personas en una semana con que vengan la mitad a 10 por cabeza, en dos años eliminamos el ABL. Que quede claro que también pueden acercarse la gente del conurbano, o de otras provincias, y que ya no va a hacer falta que anden viajando en tren y subte con las banderas enrolladas, con lo incómodo que es, porque cuando lleguen al parque tendrán las banderas que quieran con los carteles más creativos. Van a poder venir los troskosecundarios, los metrorenegados, los que quieren legalizar el faso, el gremio de punguistas de Constitu, los abrebalijas de Ezeiza, colectiveros sensibles, todos todos van a poder reclamar lo que se les ocurra.

El primer parque temático de la protesta en 3D del mundo estaría dividido en tres zonas: Recepción, Protesta, Festejo.

La Recepción: Sería como la parte más burocrática, uno tiene que apoyar la tarjeta en la máquina (medio que choreamos la idea del SUBE que está en las estaciones de trenes), si tiene crédito se abren las puertas del parque, si no tiene crédito baja del techo una bota gigante y le da una patada afuera (esto igual se puede ver), y si a alguien se le ocurriera protestar afuera del parque caen los metropoles en sus camionetas de negro y blanco…y bueno ahí seguiría su curso legal. Después de llenar un formulario en una pantalla táctil con todos los datos, entregaríamos unos anteojos 3D Ray Ban (porque también son bien Pro), y el plano que cada uno arma según sus preferencias.

Ejemplo de formulario:

Rama productiva: Afiladores de cuchillos de Gonzales Catán Motivo de la protesta: escases de trabajo Funcionario al que quisiera humillar (marcar Público o Privado): Director del diario Muy Tipo de humillación: Pasarle la piedra de afilar por los dientes de adelante Calle que quiere cortar: 9 de julio y Avenida de mayo Cantidad de compañeros: 15 Si son menos de 10.000 tiene la opción de multiplicar compañeros: Si Cantidad de columnas que quiere lo acompañen (hasta 20): 20 ¿Necesita carteles o pancartas?: Si Música de fondo: Música celta con flauta de afilador…Y así hasta armar todas las preferencias. Cuando la persona está repodrida y bien caliente de tanto llenar datos, una fila de muñecos de puching-ball con la cara de Mauricio Macri le dirían en coro “Vos también sos bienvenido”. Ahí el que protesta se puede desquitar un poco con el Papu dándole patadas, piñas, lo que quiera, pero el muñeco no se caería nunca (esto sería como subliminal). Entonces el que protesta ya se mete con otra adrenalina a la sala 3D.

Sala de protesta: Cuando ingresen los recibiría una pantalla de 360°, así que te das vuelta y seguís viendo pantalla para donde mires, que cubriría todas las paredes, y ponemos un video en 3D con 20 columnas de afiladores que marchen con sus bicicletas haciendo sonar las flautas por una 9 de julio virtual. Ahí los 15 afiladores empezarían a sentirse parte de un movimiento obrero con millones de personas que los apoyan. Ponemos a cada afilador en 3D a tocar redoblantes o bombos, canten alguna marchita o canción de cancha. Al rato estos dejarían los bombos para pasarle la piedra de afilar al director del diario Muy, todo virtual, obvio. Cuando se cumplen los 30 minutos por turno, los afiladores 3D se pueden convertir en el Papu Macri que les diga algo así como “Yo te escucho”, “Quedate tranquilo”, alguna frase así como esperanzadora. Ahí antes de salir, se apagan todas las luces y les ponemos un video con fotos de afiladores famosos y la canción “En el país de la libertad” de León Gieco, que va a provocar un lagrimón a más de uno. Cuando termina la canción y ya los tenemos doblegados, se cierran las puertas de la sala y los mandamos a la siguiente etapa. Les ponemos una voz de locutora para que dejen los anteojos 3D en canastos que tienen a la salida, y que diga algo así como “Prepárese para vivir una experiencia única”.

Festejo: El tramo final del recorrido estaría diseñado especialmente para que cuando salgan ni se acuerden por qué protestaban. Ahí tiramos un poco de humo por abajo de la puerta de Festejo, ponemos de fondo Vangelis, unas luces con láser que se muevan para todos lados, y hacemos que se levante despacio para que los coma la ansiedad. Cuando se termina de levantar hacemos explotar todo con papeles picados, globos y el tema “Arde la ciudad” de La Mancha de Rolando. Entonces los que protestan se lanzarían corriendo a los distintos juegos o atracciones. Pondríamos un “Tobogan de agua y bronca”, la “Montaña rusa de la injusticia”, el “Trencito de la indignación”, también habría peloteros, inflables y camas elásticas. Después un salón de baile con toda la estética del Pro, pantallas gigantes, hologramas, y todavía estamos pensando si poner shows eróticos, para hacer una especie de Pinar de Rocha, como cierre de la protesta, pero eso lo estamos viendo. ¿Qué te parece Horacio?”

Cuando termina de contarle todo a Horacín Garcheta, Bengala se manda un trago largo de soda que venía con el café porque se había quedado sin vos, y el jefe de ministros le dice “disculpame Bengala, estaba con el Chipi Ritondo ¿qué me decías?...”

El Licenciado Bengala Negra vuelve a trabajar en la ciudad




Tras despertase medio abombado por los daiquiris que se había clavado en el festejo no oficial de la tropa macrista, en el boliche América, se levantó desorientado, intuyendo que tenía algo importante para hacer. Se miró al espejo, como si fuera una de esas propagandas de sales efervescentes, y por fin lo recordó, tenía que subir las fotos de la fiesta Pro al Facebook y al Flickr.

Fue hasta el teléfono para revisar los mensajes, Horacín Garcheta le había prometido la noche anterior, entre cumbias y globos, que lo iba a llamar. Tenía dos sin escuchar, el primero era Lamparita Lapegüe invitándolo a “Un sol para los Ñoños”, no terminó de escucharlo cuando Bengala le dio la opción de borrar. El siguiente era Horacín diciéndole que lo esperaba a las 17.00 hs en el bar de Corrientes y Callao.

El licenciado/a Bengala Negra, ministro de Espacio Aéreo de la Ciudad, miró el reloj del celular y vio con asombro que faltaban quince minutos para la cita. Se fue a buscar la ropa a la habitación y vio que había un bulto adentro de la cama. Lo tocó, había alguien abajo, pero no se acordaba si hombre o mujer. Descorrió el acolchado y encontró un tipo vestido de vaquero, como si fuera integrante de los Village People, con botas tejanas y todo, metido en posición fetal y chupándose un dedo gordo. Intentó despertarlo, pero no hubo caso.

Como pudo, en menos de cinco minutos se vistió, se puso gel en el pelo, y le sacó los anteojos oscuros al tipo de la cama. Agarró las carpetas que tenía para presentarle las propuestas al jefecito de gabinete porteño, y salió comiéndose un pancho por la mitad que había sobre la mesa. Afuera estaba un taxi esperándolo, se metió la camisa en el pantalón, abrió la puerta trasera y Bengala Negra pensó con orgullo “Estoy de vuelta”.

Video porno de la Hermana Bernarda hace explotar internet!



La moda de las famosas que se dejan filmar o sacar fotos en medio de situaciones íntimas, y que después son difundidas por todo tipo de redes sociales y programas de chimentos, parece haber traspasado los límites de la farándula y se metió de lleno en el terreno espiritual-gastronómico donde se cobró una nueva víctima de los descuidos informáticos.
La famosa cocinera que en abril pasado tuvo que salir a desmentir su propia muerte, luego de que le hicieran una jodita para Tinelli por el Twiter, ahora al parecer, ojo al parecer, habría sido extorsionada por un grupo de hackers para no difundir las imágenes comprometedoras, pero la hermana no cedió y tuvo que pagar las consecuencias.
En el video recontra difundido por toda la web se puede ver a la Hermana Bernarda en un paisaje campestre, cosechando tomates, cuando de pronto aparece Monseñor Barone por atrás, le quita la canasta y este desaparece de foco. Luego de un intervalo de quince minutos en los que se la ve inquieta a la cocinera mirando para todos lados, como queriendo asegurarse que se encuentra sola, se puede ver que tarda cuarenta y siete minutos en desvestirse, y acto seguido le practica sexo oral a una zanahoria, al tiempo que un perro pastor alemán manto negro se la monta por atriqui. El video termina abruptamente unos minutos después con la llegada Monseñor Barone intentando despegar a patadas al perro del cuerpecito frágil de la Hermana Bernarda, que a esa altura estaba moribunda.
Según uno de los rumores fuertes que circula indica que se trataría de un ajuste de cuentas de supermercadistas chinos a los que la Hermana Bernarda les habría quedado debiendo en reiteradas oportunidades con la escusa de “que dios te lo pague”, aunque otro rumor no menos fuerte muestra que se trataría de una advertencia de la corpo mediática por haber ido al programa de Cocineros Argentinos, y según la misma fuente habría sido allí, en los pasillos de la TV Pública, donde habría conocido al Monseñor Barone que aparece en el video. Lo cierto es que la cocinera best seller salió en el primer vuelo con rumbo a Alemania, que no interrumpieron las cenizas volcánicas, a una granja de rehabilitación donde tendrá que poner a prueba su adicción a las hortalizas